Taming Aviation

Un movimiento europeo de iniciativas ciudadanas para poner coto a la navegación aérea

PETICIÓN
al Parlamento Europeo

SOLICITAMOS:

  1. la prohibición absoluta e incondicional en todos los aeropuertos europeos de maniobras de despegue y aterrizaje por la noche, durante un período de tiempo ininterrumpido de 8 horas como norma mínima para la protección de la salud humana;
  2. la aplicación al queroseno del impuesto sobre la energía, y como solución provisional la integración inmediata de la navegación aérea en el sistema de certificados sobre derechos de emisión;
  3. la supresión de cualquier tipo de exención del impuesto sobre el valor añadido o de imposición cero a los billetes de avión y la plena integración de la navegación aérea en el sistema de aplicación del impuesto sobre el valor añadido de la Unión Europea con los tipos estándar;
  4. la prohibición de cualquier tipo de pagos de incentivos en aeropuertos europeos, tanto si se trata de subvenciones, como si se trata de comisiones no lícitas o de descuentos, y que se obligue a cobrar los servicios  de infraestructuras en los aeropuertos con arreglo a tarifas generales, completas y transparentes.

Las molestias provocadas por la aviación civil en Europa se han incrementado drásticamente durante las dos últimas décadas. Han llegado a suponer ahora una amenaza para el espacio vital del hombre, afectando a su salud, depreciando su hábitat e implicando un perjuicio considerable para su calidad de vida. Esta evolución se debe también, y no en último término, a los privilegios fiscales y políticos que se han otorgado a la aviación civil y que resultan completamente injustificados desde un punto de vista socioeconómico. No se puede permitir que la aviación civil continúe disfrutando de esta situación de privilegio, y es necesario poner coto a la misma. Ha llegado el momento de la Taming Aviation.

Las maniobras de despegue y aterrizaje generan una contaminación acústica especial, aunque se pretenda minimizarlo presentando cálculos abstractos y alejados de la realidad. Ni siquiera se respeta el sueño, una necesidad básica absoluta del hombre.

La navegación aérea es uno de los mayores contaminantes que existen, y sin embargo se halla eximida del pago del impuesto sobre la energía y el régimen de comercio de derechos de emisión se encuentra “suspendido” cuando se trata de la navegación aérea. El transporte de personas por la aviación civil se encuentra exento, además, del pago del impuesto sobre el valor añadido. La aviación civil no actúa por tanto con arreglo a los principios básicos de  veracidad de los costes reales, y no contribuye de forma adecuada a los ingresos en concepto de impuestos. No existe justificación alguna para estos privilegios fiscales que generan unas pérdidas gigantescas a la comunidad por la falta de ingresos fiscales.

Los aeropuertos atraen a las líneas aéreas con “incentivos” de los más diversos tipos. Estas prestaciones dan lugar a falta de transparencia, generan una necesidad artificial de servicios de transporte y provocan de esta forma distorsiones en el mercado.